Los tratamientos que se enmarcan en esta especialidad están orientados, principalmente, a mejorar el cuidado de la piel a través de procesos no invasivos que no requieren intervención quirúrgica. La medicina dermoestética ofrece tratamientos orientados a mejorar el cuidado estético de la piel. El experto en dermatología realiza un análisis profundo de la piel para descartar otras posibles dolencias.