¿Sabías que el colágeno representa aproximadamente el 30% de proteínas totales del organismo?. Es un elemento esencial para mantener el buen estado de huesos, tendones y músculos, pero con la edad disminuye progresivamente.

Según los estudios médicos realizados, entre los 20 y 30 años se pierde un 1,5% de colágeno por año, llegando a reducirse en un 35% a la edad de 60. Y esta disminución se manifiesta en las temidas señales del envejecimiento: la piel y el cabello pierden su elasticidad y surgen dolores musculares y articulares e insuficiencias circulatorias, entre otras alteraciones.

¿Qué podemos hacer entonces?: sin duda, tomar colágeno mediante un aporte complementario de esta proteína. Es aconsejable que elijas colágeno líquido o en cápsulas. El desayuno es el momento ideal para tomar suplementos alimenticios, ya que las proteínas se asimilan mejor por la mañana.

Las mejoras en tu piel y tus articulaciones no serán drásticas ni inmediatas, lo cual no debe desanimarte. Pasados unos meses empezarás a notar las diferencias. A ello hay que sumar una dieta equilibrada. Las vitaminas C y A son necesarias para producir la proteína, por lo que es ideal tomar jugos naturales (cítricos, kiwis, frutillas, zanahorias) y ensaladas frescas (tomate, brócoli, perejil, espinaca, apio). Las verduras, legumbres y frutos secos también son buenas fuentes de proteínas. Incluye en tu dieta ciruelas secas y semillas. Las carnes más aconsejables son las bajas en grasas, como el pavo, pescados y mariscos.

Recuerda beber un mínimo de 2 litros de agua al día ya que la hidratación es una pieza clave de cualquier plan de vida saludable. El colágeno tiene muy poco contraindicaciones; de todas formas, el experimentado equipo médico de MED CENTER, te espera para responder a todas tus consultas.